En cuarentena todo cambió, Colorful paró por primera vez

Este va a ser mi desahogo, llevo trabajando solo para Colorful hace ya más de 9 años, en todo ese camino me encontré a mi misma como diseñadora, como persona, como pareja, como hermana, como hija y como amiga. Ha sido la montaña rusa más grande de mi vida, y la más emocionante sin duda. Pero me dejé llevar tanto por toda la magia colorfuliana que se me olvidó que todo esto había nacido por mis ganas de experimentar cosas nuevas. Por mis ganas de crear, de mezclar y de retarme a nuevos proyectos.

Hace ya más de seis meses me había planteado lanzar esta plataforma, más mía, más Lina, más personal y más educativa, me la plantee con las ganas de comerme el mundo y vender productos digitales en todos los países, pero en el corre corre de todos los días este sueño se veía más lejano, proveedores, lanzamientos, chicharrones, producciones, entregas y locura de fin de año, se terminó el 2019 y no pude volver a ver a mi más reciente hijo, este blog, posponía por la falta de tiempo y por el miedo e incertidumbre a algo nuevo.

Una semana antes de que declararan cuarentena nacional, estaba reunida con mis amigos, celebrando la vida de la nueva integrante del parche, y nos reíamos del coronavirus como si fuera algo de otro planeta, como si fuera una desgracia muy lejana, como si fuera algo tan lejano que nunca nos alcanzaría, salimos de esa reunión y seguimos con nuestras vidas, de esa reunión todos salimos enfermos, un virus que nos pegó a todos por compartir copitas, y de chiste lo llamamos coronavirus porque aún creíamos que eso era una realidad lejana.

Esa semana lancé una nueva colección divina, hicimos entregas como de costumbre, todo marchaba como un reloj, y de repente la situación del país cambió, cuando ya se empezó a rumorar la cuarentena tomé la decisión de cerrar el taller, entregamos los últimos pedidos que estaban andando y cerramos. Guardamos todo en cajas y tapamos con una pijama gigante que tengo para las ferias, y por primera vez en la vida de mis agendas, se dejaron de fabricar, porque esa realidad que veíamos tan lejana apenas tan solo una semana nos había alcanzado y a todos nos cambió la vida.

Ver mis coroticos recogidos en el taller fue un golpe muy duro para mi yo más soñador, el trabajo de muchos años se detuvo en el tiempo sin certeza de cuando volvería a marchar a mil por hora, recogí todas mis pinturas, plumones y mi cámara, en el fondo yo sabía que este sería el momento perfecto para por fin hacer todos mis proyectos pospuestos. Al llegar a mi casa, después de abrumarme con noticias, hacer mercado para 15 días y aprender a lavar bien las frutas y verduras pasé 3 días en shock sin saber qué hacer. Por primera vez en mucho tiempo no tenía que estar pendiente de mi equipo de trabajo, ni de mis proveedores, ni de insumos, ni de inventarios ni de ventas, mi mente parecía estar en blanco y a millón al mismo tiempo.

La incertidumbre de las ventas eran una constante pero también la oportunidad de reinventarme así como ya me he obligado a hacerlo muchas veces, sin pensarlo mucho más me maquillé cogí mi celular y grabé la primera clase que subí a IGTV, y sin saber el compromiso tan grande que estaba asumiendo me comprometí a subir un vídeo nuevo todos los días a las 3pm, me obligué publicamente a hacer algo todos los días, porque mi yo productivo también pelea con mi yo morseador y la procrastinación muchas veces me mata. Y así con ese vídeo me lancé a enseñar por primera vez tan públicamente, y la reacción que obtuve no me lo esperé. Esas clases me dieron la motivación que necesitaba para por fin darle orden a esta página que llevaba tanto tiempo construyendo.

Me di cuenta que me encanta enseñar, que encontré una forma de desenmarañar mi cabeza para explicar todo desde lo más simple hasta lo más complejo, al recibir miles de mensajes del impacto que estaba generando este contenido me convencí más a mi misma de que este debería ser mi siguiente paso, armar este curso es reunir todas mis áreas de conocimiento con mi experiencia de muchos años, aquí está reunido todo mi trabajo, organizar el contenido fue sencillo, lo difícil fue grabar.

Cambie de set 3 veces, de cámara, de lente y finalmente terminé grabando con el celular en selfie, porque así como todo en la vida, la respuesta a veces está en las cosas más sencillas, grabé mil veces hasta que consideré un resultado decente, condensé lo más importante de la teoría para que aprendan lo más importante de cada tema, y aquí estoy, cambiando todo en cuarentena, exponiéndome como nunca antes al mundo, a las críticas y a la magia que tienen las redes sociales y el internet.

Este lanzamiento es lo más personal que he hecho, be nice and enjoy

Deja un comentario